Situación normativa importación de textiles, confecciones y calzado:



En Colombia la situación de la industria de textiles, confecciones, calzado y sus manufacturas ha sido bastante dispendioso para el gobierno colombiano, debido a dos factores principales, por un lado es un sector de la economía bastante neurálgico pues genera gran cantidad de empleos en distintas regiones del país especialmente Bogotá, Cundinamarca, Antioquia, Santander, Norte de Santander, Valle del Cauca y Eje Cafetero y por otro lado la producción a muy bajos costos en regiones como el lejano oriente.Estos dos puntos han obligado al gobierno a establecer medidas de protección en diferentes momentos y de diferentes clases, la mayoría sin un resultado realmente eficiente en el impacto a este sector económico a través del tiempo.

Inicialmente se impusieron barreras geográficas donde se obligaba a importar específicamente solo por algunos puertos y aeropuertos del país, esta medida no tuvo mayor resultado pues fue demandada en su momento ante la Organización Mundial del Comercio por China y el fallo fue eliminar esas barreras pues estaban violando el principio de no discriminación de este acuerdo al cual Colombia pertenece desde 1995.

Debido a esto y con el ánimo de proteger la industria y por ende la economía colombiana se establecen medidas internas menos directas al sector importador colombiano, por lo cual se determina que quienes deseen importar este tipo de producto deben ser autorizados por la DIAN previo cumplimiento de algunos requisitos; en primer lugar debían declarar un capital registrado aproximado a 220 SMLV, y en segundo lugar hacer la presentación de una serie de documentos de la empresa o persona natural, en teoría esta medida controlaría la entrada de estos productos al país junto con las exigencias de la SIC de etiquetado de los productos, pero en realidad no tuvo ningún impacto, pues cualquier persona con cierta capacidad podía declarar los montos exigidos y proceder a importar estos productos, en cuanto a las exigencias de de la SIC la mayoría de los productos eran y han sido etiquetados en las mismas bodegas aduaneras de importación por lo cual el efecto que ha causado estas medidas ha sido de mas tramitologia pero no generan ningún efecto de protección.

De hecho muchas empresas que se dedican a fabricar textiles, confecciones o calzado han tendido a desaparecer en nuestro país, para dar un breve ejemplo tenemos a Fabricato que ha luchado para evitar la quiebra pero que en el último periodo declaro pérdidas por más de 16.700 millones de pesos según la Superintendencia Financiera; Fabricato señaló que sus costos fijos operacionales se redujeron en 11 por ciento, los gastos administrativos en un 25 por ciento y los gastos asociados a ventas bajaron un 18 por ciento, con respecto al mismo periodo del año anterior. La reducción total de gastos operacionales fue del 18,3 por ciento y aun así presento esta descomunal cifra de números negativos en sus utilidades.

Después de la feria Colombiatex de las Américas 2013 el presidente Juan Manuel Santos propuso un nuevo decreto en el cual se impondría una nuevo arancel Mixto a la importación de productos del sector en cuestión, esto trajo como consecuencia un arancel advalorem de 10% más un arancel especifico de 5 dólares por kilo bruto en el caso de las confecciones y algunos insumos y 5 dólares por par en el caso del calzado, excepto para las compras provenientes de países con los cuales Colombia tiene TLC, con esta medida se desestimulo la importación de estos bienes por las vías normales, pero esto ha producido la estimulación de ingreso por las vías irregulares dando como resultado triangulación y contrabando.

Debido a que tenemos TLC con EEUU y gracias a la baja tramitologia que se tiene con este país, cualquier exportador puede emitir un certificado autenticarlo y respaldar el origen de su mercancía como si hubiera sido fabricado en Estados Unidos, muchos están triangulando comprando mercancía en China, enviándola a USA e importándola a Colombia, para evadir los altos aranceles y beneficiarse del TLC con este país.

Pocos días después de la entrada en vigencia del arancel mixto mediante decreto, la DIAN elimino la exigencia en la que se daba una autorización para importar estos productos mediante resolución debido a que la última medida se consideraba más fuerte que la anterior.

En el tiempo que ha transcurrido desde la aprobación del decreto 074 de 2013 en el cual se impone el nuevo arancel, Santorini, Falabella, Spring Step, Arturo Calle, Totto, Armi, Pepe Ganga y Pronto, entre otras empresas, se reunieron para pedir al gobierno el desmonte de esta medida pues esto traería como consecuencia un fuerte impacto en el bolsillo de los consumidores en los comerciantes y en los inversionistas extranjeros, debido a esto se ha venido pensando en modificaciones del decreto, tanto es así que el Ministerio de Comercio Industria y Turismo publico una propuesta para hacer ciertos cambios en la cual plantea:

1. Una reducción gradual cada tres meses del arancel especifico.

2. Un cobro del arancel especifico sobre el peso neto en vez de cobrarlo sobre el peso bruto como está ahora.

3. El cobro del arancel mixto para valores inferiores a un valor especifico neto por kilo o por par como está actualmente ejemplo cobro de 10% + 5 dólares por kilo para valores declarados de USD 7 por kilo para las confecciones y el cobro de únicamente 15% de arancel para valores declarados por encima de este valor.

4. Un beneficio para las importaciones procedentes de países con los cuales Colombia tiene acuerdo independientemente si es un TLC o cualquier otro tipo de acuerdo.


Lo cierto de todo esto es que nuestro país está siendo afectado fuertemente en la parte industrial y manufacturera lo cual se le debe en gran parte a la importación de este tipo de productos que está acabando con la industria nacional que hace algunos años le aportaba buena parte de la producción interna, de la generación de empleo y de crecimiento económico, pero a veces es muy difícil luchar contra una realidad mundial producto de la globalización de nuestras economías y del bajo costo de los productos chinos que no solamente nos está afectando en el sector textiles y calzado sino en la mayoría de sectores de la producción donde los realmente beneficiados son los consumidores finales quienes pueden adquirir más productos a mas bajo costo, mi consejo no es luchar contra la corriente sino cambiar de la misma manera como cambian los mercados, analizando mejor las ventajas competitivas y comparativas actuales de nuestros mercados aprovechando otros sectores menos afectados por el efecto china y tomando ventaja de los bajos precios de los productos provenientes de estas economías.

Por: Manuel Torres Rivera

7 visualizaciones0 comentarios